GESTIÓN EN RED · NOTICIAS

Club Asturiano de Calidad > Gestión en Red > Instituto de Responsabilidad Social > Iguar Obras apuesta por el estándar Passivhaus de Eficiencia Energética

Iguar Obras apuesta por el estándar Passivhaus de Eficiencia Energética

2019_iguar-passivhaus_ip

10/05/2019. Iguar Obras está construyendo en Muros de Nalón, el primer edificio público destinado a alquiler social construido bajo el Estándar Passivhaus de Eficiencia Energética en el Principado de Asturias. Se trata de un sistema constructivo nacido en Alemania a finales de los años 80 que consigue ahorrar hasta un 80% en el gasto energético de los edificios frente a los sistemas convencionales. El estándar Passivhaus se basa en cinco principios básicos muy sencillos y fáciles de implementar:

  1. Aislamiento térmico: Parece claro que para conseguir un edificio que apenas consuma energía para su acondicionamiento térmico deberá estar muy bien aislado del exterior. ¿Cómo se consigue esto? Con un buen «abrigo» que proteja el interior de las temperaturas externas, consiguiendo un ambiente confortable y estable a lo largo del año.
  1. Ventanas y puertas de altas prestaciones Los huecos de un edificio son uno de los puntos críticos en cuanto a aislamiento térmico. Si no prestamos atención a su aislamiento térmico, pueden convertirse en un «sumidero» por el que se va la energía del edificio. El estándar Passivhaus es muy exigente en cuanto a esto, recomendando carpinterías de altas prestaciones.
  1. Ausencia de puentes térmicos. Los puentes térmicos son puntos críticos en el cerramiento de un edificio en los que, debido a la presencia de un cambio de material, se puede producir un rápido intercambio de energía si no son tratados adecuadamente (perímetro del hueco de las ventanas, frentes de forjados, encuentro entre fachada y cubierta…). Si se siguen las recomendaciones del estándar Passivhaus, conseguiremos construcciones prácticamente libres de puentes térmicos.
  1. Hermeticidad. De nada sirve aislar maravillosamente el edificio si no es hermético, dado que el aire que se pueda intercambiar con el exterior se llevará también el calor o el frío que lleve incorporado. El estándar Passivhaus exige edificios en los que este intercambio es prácticamente nulo.
  1. Ventilación mecánica controlada con recuperación de calor Este es, quizás, el punto más importante, y criticado, del estándar. Básicamente, consiste en «confiar» la ventilación del edificio a un ventilador mecánico, de forma que las ventanas estarán siempre cerradas y será la máquina la que garantice la renovación del aire interior. Combinando esto con un intercambiador ubicado en el ventilador se consigue la renovación del aire sin que haya pérdidas térmicas en el edificio.

Iguar Obras, S.L., en colaboración con la Confederación Asturiana de la Construcción (CAC-ASPROCON) han organizado una Jornada Técnica sobre el estandár Passivhaus en  Muros de Nalón con el objetivo de transmitir, con un ejemplo real, las bondades del estándar para el medio ambiente y para los futuros inquilinos.

Fueron muchos los profesionales del Sector interesados en la Jornada Técnica que también contó entre otros con Pilar Varela Díaz, Consejera de Servicios y Derechos Sociales del Principado de Asturias; Fermín Bravo Lastra, Director General de Vivienda del Principado de Asturias; Joel García Fernández, Presidente de la Confederación Asturiana de la Construcción – Asprocon y María del Carmen Arango Sánchez, Alcaldesa-Presidenta del Ayuntamiento de Muros de Nalón.

Facebook

Twitter